Y nos apodan “Chavorrucos”

91d1582479e6024bf2ff5b68be3f65f2

Si naciste entre por ahí de los años de 1978, 1980, 1983, 1986…entonces ya perteneces a esta memoriosa categoría, que no se si los millennials o qué ser nos ha apodado así por el simple y hermoso hecho de no querer envejecer “maduros” de traje, corbata o vestido, según sea el caso, y queremos seguir siendo los chavos felices y con tenis.

El viaje a la adultez nos pesa o bueno si nos alegra pero siempre y cuando no te digan “Señor o “Señora” ¡gancho directito al orgullo!. El viaje de la vida lo vemos como un reto, lo meditamos, lo disfrutamos, lo trabajamos. Nos dolerán las rodillas cuando llueve o los tobillos al correr o las entradas de la frente son más visibles, pero eso, es solo el exterior porque por dentro somos los chavos de las “netas”, que las cosas están “chidas”, somos los “buena onda” y “en FA hacemos las cosas”, pero sobre todo, somos los únicos que podremos decirle a nuestros nietos que conocimos el mundo sin conversaciones por celular y con conversaciones por celular, osea que orgullosamente somos la generación del antes cuando los gritos de mamá se escuchaban en la calle diciendo “Pedroooo ya meteteeee”  y era el llamado para que todos corriéramos a casa y el ahora cuando los llamados por hangouts o whatsapp son la localización rápida.

En fin, que chido ser chavorruco…y lo digo yo que a mis treinta y tantos siento que son los segundos veintes, un segundo aire para disfrutar la eterna juventud.

“La clave es ser jóvenes hasta morir de viejos”

Sirexana

 

Anuncios

Negativos de nostalgia

foto

 

Un maestro

que te enseña su historia

plasmada en fotografías,

también te enseña que en la vida

son solo momentos,

momentos que hay que disfrutar.

Te enseña que hay amigos inolvidables,

que hay eventos sin retorno,

que se puede llegar

hasta la punta de cualquier volcán

trabajando en equipo.

Pero sobre todo,

te enseña que la juventud

como dicen acertadamente los abuelos

es un tesoro

que se disfruta con nostalgia

ya que has llegado a la vejez.

Sirexana

Reflexión, Motivo: La Felicidad

Reflexión

Motivo: La Felicidad

Devyn Galindo shoots Daniela Braga for Nasty Gal Pre-Spring Lookbook

Será que cuando el alma duele es cuando llega un YO que cuestiona y hace la pregunta incomoda de ¿eres feliz?, y de pronto ahí esta esa sacudida, ¡pum!.. viene la siguiente pregunta ¿realmente lo eres?…vaya que esas preguntas muchos nos las hemos hecho, y quizá la felicidad se encuentre alrededor de una persona, de una cosa o de un momento pero creo que en realidad se encuentra en las decisiones que tomamos en cada uno de nuestros días, averiguar qué es lo que nos gusta hacer y llevarlo hacia esa dirección, “cuestión de elección y no de necesidad”. Uno puede fingir muchas cosas pero lo que no se puede fingir es eso precisamente, esa sonrisa reflejo de alegría, esa mirada reflejo de emoción y la garantía de que esta dentro de nosotros y no a lado de nadie, entonces, pues, seamos instante, seamos esencia, seamos felices…

Sirexana

Recuerdos

recuerdos

 

 

Se batió en duelo con su “yo pasado” y al instante se convirtió en él…

Y es así como días de gloria, días de soledad, días de alegrías se reflejan en nuestros ojos. Si volteáramos un poco atrás la melancolía siempre sale a relucir, claro, pues cómo no añorar las cosas que tuvimos, las personas que amamos, los lugares en donde estuvimos y los momentos que  dedicamos a alguien o a algo. Dicen que no hay que mirar atrás pero siempre ver hacia adelante para superarte diariamente, pero, ¿cómo superarte si no volteas un poco para recordar lo que has perdido o dejado y así poder estar en donde estas ahora y lograr incluso más?

Eh aquí el sin fin de historias y argumentos sin terminar, en donde el recuerdo nos hace viajar a través de las épocas, en donde si fueron bonitas historias el contarlas hace que volvamos a vivirlas, y volar, volar con ellas deseando que regresen nuevamente…pero toma nota de esto, lo que si es claro es no convertir nuestro pasado en nuestro futuro, porque jamás podremos salir victoriosos…

Sirexana

La anciana y el libro

Imagen

 

Le dijeron que, si iba a cierta caverna de una montaña de los Andes, encontraría a una anciana curandera que podría decirle, consultando un libro, el día exacto de su muerte. Después de mucho cavilar, decidió ir a visitarla. La vieja extrajo una pequeña libreta del interior de un cráneo adornado con pedazos de espejo y le comunicó la fatal fecha: sólo le quedaban dos años de vida. El visitante lanzó un gemido de angustia. Luego sonrió, incrédulo.

-Viejita, es imposible que tengas anotada en esa ínfima libreta la fecha de la muerte de los millones de seres humanos que pueblan la tierra.

-Hijo mío, en verdad aquí tengo escrito sólo el nombre de los pocos que han de atreverse a venir a consultarme.

 

Sirexana

Sueños y deseos

 

Hoy les quiero compartir un post de Alejandro Jodorowsky que me gustó mucho…¿Sueños o deseos?

 

El punto de partida de sueño y deseo es el mismo: nuestra mente.

-La vida del sueño queda ahí, en la mente. El sueño, por definición, está desligado de la realidad, carece de un fundamento que lo haga realizable. Por ese motivo, el sueño nos produce placer simplemente con volar libre por nuestra imaginación. El sueño no implica acción ni compromiso personal.

Pero un sueño se puede tornar en deseo.

-El diccionario define deseo como “movimiento de la voluntad hacia el conocimiento, la posesión o el disfrute de algo”. Por lo tanto el deseo implica acción y felicidad. El deseo es cambio.

La intención es parte de la voluntad que define al deseo, pero con rumbo concreto.

Aunque inicialmente hayamos enmarcado el deseo en una esfera concreta (por ejemplo, la laboral), los cambios, como la vida, son en red. El hecho de examinar las esferas de nuestra vida en la que puede influir nuestro deseo, nos mantiene ligado a nuestra realidad presente.

Y recuerda… los deseos siempre, siempre se cumplen.

Son fragmentos de “Cuidado con los deseos. Se pueden cumplir”, de José Martín Gris.

Sirexana

La medida

Después de un buen tiempo de no escribir en este pequeño espacio, ahora regreso, no por que sea una fecha especial o un motivo en particular, simplemente porque quiero compartirles una pequeña historia…

 

 

En el reino de Cheng un hombre decidió comprar un par de zapatos nuevos. Se midió el pie, pero olvidó la medida en casa y se fue al mercado sin ella. Allá encontró al zapatero. “¡Oh!, me olvidé de traer la medida”, dijo, y presuroso regresó a su casa. Cuando volvió al mercado, la feria se había terminado y no pudo comprar los zapatos. “¿Por qué no se los probó?”, le preguntó uno de sus vecinos. “Me fío más de la regla”, respondió.

No pierdas las oportunidades por racionalizarlo todo…tal vez no vuenvan a suceder, quizá si pero de una forma diferente que probablemente no sean las que estabas esperando…Actúa por el placer de actuar y no por lo que ésta acción puede hacerte ganar.

 

 Sirexana

A %d blogueros les gusta esto: