Mutación

 

Mutación. Ricardo Grieta Trueno 1102×1402

Cada uno de mis pasos crea abismos donde se gestan luciérnagas. El amor, después de cambiar en miel la médula de mis huesos, convertido en sangre celeste, inunda la tierra, trepa por los troncos de los árboles y surge en esplendentes gritos florales, flores que se hacen frutos y frutos que devienen pájaros. A través de ellos invado el cielo y más allá de él, hacia los cuatro pliegues del cosmos, viaje abisal que se disuelve en la cegadora luz de la muerte. Limpio de todo límite, sin identificación, sin espectador ni imagen de espejo, convertido en una mano luminosa, abro la tumba de la resurrección.

Alejandro Jodorowsky

Sirexana

¿Cómo creo Dios a la mujer?

Mujer. Pierre Auguster Renoir  81x 66cm

Al principio del mundo, cuando Dios decidió crear a la mujer, encontró que había agotado todos los materiales disponibles sólidos en el hombre y no tenía más de que disponer.

Ante este dilema y después de una profunda meditación, hizo esto: tomó la redondez de la luna, las suaves curvas de las olas, la tierna adhesión de la enredadera, el trémulo movimiento de las hojas, la esbeltez de la palmera, el tinte delicado de las flores, la amorosa mirada del ciervo, la alegría del rayo del sol y las gotas del llanto de las nubes, la inconstancia del viento y la fidelidad del perro, la timidez de la tórtola y la vanidad del pavo real, la suavidad de la pluma del cisne y la dureza del diamante, la dulzura de la paloma y la crueldad del tigre, el ardor del fuego y la frialdad de la nieve, mezcló tan desiguales ingredientes, formó a la mujer y se la dio al hombre.

Después de una semana vino el hombre y le dijo: Señor te vengo a devolver a la criatura que me diste me hace desdichado, quiere toda mi atención, nunca me deja solo, charla incesantemente, llora sin motivo, se divierte en hacerme sufrir y vengo a devolvértela porque no puedo vivir con ella.

Bien contestó Dios y tomó a la mujer.

Paso otra semana volvió el hombre y le dijo: Señor me encuentro muy solo desde que te devolví a la criatura que hiciste para mi, ella cantaba y jugaba a mi lado, me miraba con ternura y su mirada era una caricia. Reía y su risa era música, era hermosa a la vista y suave al tacto. Dámela porque no puedo vivir sin ella…

Colaboración de Wendy Serrano
México

Sirexana

El amor es ciego y la locura siempre…siempre lo acompaña

Cuentan que una vez se reunieron en un lugar de la tierra todos los sentimientos y cualidades de los hombres.

Cuando el ABURRIMIENTO ya había bostezado por tercera vez, la LOCURA, como siempre tan loca, les propuso: ¿Vamos a jugar a las escondidas? La INTRIGA levantó la ceja intrigada y la CURIOSIDAD, sin poder contenerse preguntó: ¿A las escondidas? ¿Y eso cómo es?

Es un juego —Explicó la LOCURA—, en que yo me tapo la cara y comienzo a contar desde uno hasta un millón mientras ustedes se esconden; y cuando yo haya terminado de contar, el primero de ustedes que yo encuentre ocupará mi lugar para continuar con el juego.

El ENTUSIASMO bailó secundado por la EUFORIA, la ALEGRIA dio tantos saltos que terminó por convencer a la DUDA, e incluso a la APATIA a la que nunca le interesaba nada. Pero no todos quisieron participar. La VERDAD prefirió no esconderse… ¿para qué? Si al final siempre la encontraban. La SOBERBIA opinó que era un juego muy tonto (en el fondo lo que le molestaba era que la idea no hubiese sido de ella) y la COBARDIA prefirió no arriesgarse…

UNO, DOS, TRES… comenzó a contar la LOCURA.

La primera en esconderse fue la PEREZA, que como siempre se dejó caer tras la primera piedra en el camino.

La FE subió al cielo y la ENVIDIA se escondió tras la sombra del TRIUNFO, que con su propio esfuerzo había logrado subir a la copa del árbol más alto. La GENEROSIDAD casi no alcanza a esconderse, cada sitio que hallaba le parecía maravilloso para alguno de sus amigos… ¿Un lago cristalino? (Ideal para la BELLEZA). ¿La hendija de un árbol? (Perfecto para la TIMIDEZ). ¿El vuelo de la mariposa? (Lo mejor para la VOLUPTUOSIDAD). ¿Una ráfaga de viento? (Magnífico para la LIBERTAD). Así terminó por ocultarse en un rayito de Sol. El EGOISMO, en cambio encontró un sitio muy bueno desde el principio, ventilado, cómodo… pero solo para él. La MENTIRA se escondió en el fondo de los océanos (mentira, en realidad se escondió detrás del arco iris) y la PASION y el DESEO en el centro de los volcanes. El OLVIDO… se me olvido donde se escondió… pero eso no es lo importante. Cuando la LOCURA contaba 999.999, el AMOR aún no había encontrado sitio para esconderse, pues todo se encontraba ocupado… hasta que divisó un rosal y estremecido decidió esconderse entre sus flores.

UN MILLON. Contó la LOCURA y comenzó a buscar… La primera en aparecer fue la PEREZA sólo a tres pasos detrás de una piedra. Después se escuchó a la FE discutiendo con DIOS en el cielo sobre Teología. Y la PASION y el DESEO, se sintieron en el vibrar de los volcanes. En un descuido encontró a la ENVIDIA y claro, así pudo deducir donde estaba el TRIUNFO. Al EGOISMO no tuvo ni que buscarlo. El solo salió disparado de su escondite que había resultado ser un nido de avispas. De tanto caminar sintió sed y al acercarse al lago descubrió a la BELLEZA, y con la DUDA resultó más fácil todavía, pues la encontró sentada sobre una cerca sin decidir aún de que lado esconderse. Así fue encontrando a todos, al TALENTO entre la hierba fresca; la ANGUSTIA en una oscura cueva, a la MENTIRA detrás del arco iris (mentira, si ella estaba en el fondo del océano) y hasta al
OLVIDO… que ya se le había olvidado que estaba jugando a los escondidos… Pero solo el AMOR, no aparecía por ningún sitio…

La LOCURA buscó detrás de cada árbol, bajo cada arroyo del planeta, en las cimas de las montañas y cuando estaba por darse por vencida divisó un rosal y las rosas… Tomó una horquilla y comenzó a mover las ramas hasta que un doloroso grito se escuchó… Las espinas habían herido en los ojos al AMOR… la LOCURA no sabía que hacer para disculparse, lloró, rogó, imploró, pidió perdón y hasta prometió ser su lazarillo…

Desde entonces… desde la primera vez que se jugó a las escondidas en la TIERRA

EL AMOR ES CIEGO Y LA LOCURA SIEMPRE LO ACOMPAÑA

Creencias

 

“Un hombre estaba poniendo flores en la tumba de su esposa, cuando vio a un anciano chino poniendo un plato de arroz sobre la tumba vecina. El hombre se dirigió al anciano chino y le preguntó:

-Disculpe señor, ¿de verdad cree usted que el difunto vendrá a comer arroz?

-Sí-respondió el chino-, cuando el suyo venga a oler las flores…

Parejas con Humor

 

Al baile de disfraces iban llegando las distintas parejas:

Salud y Mario fueron los primeros. Ella, enfermiza como su padre, se sujetaba con fuerza al cuello de su novio para no desplomarse. La enorme bufanda de Mario los hacía tropezar, un recuerdo permanente de su madre invasora.

Deseada llegó con los ojos humedecidos, su chico acababa de dejarla después de años de compartir sus respectivas actitudes depresivas.
-¿Con quién compartiría ahora su mala suerte? se preguntaba

Libertad debía estar de vuelta en casa a las nueve en punto de la noche. Narciso, su novio, tendría que bailar solo. Aunque lo que a él le gustaban eran los monólogos, sobre todo los que él mismo protagonizaba.

Mari Paz y Martín entraron entre golpes y empujones, gritando consignas guerreras. El guarda de seguridad los detuvo y se armó una enorme pelea. Acabaron en comisaría, como casi siempre

Luisa y Luis, vestidos con idénticas ropas, parecían siameses.
-¿Son hermanos? Preguntaba la gente
Ellos respondían que eran la pareja más consolidada del lugar…

 

Entonces…las parejas disparejas hacen pareja la situación? o el nombre señala lo que uno no es…, quizá creemos que el nombre señala lo que somos y no queremos ser?..Por eso tal vez y digo quizá tal vez a muchos no les gusta su nombre…¿Como te llamas?

La Virtud de los Cuentos

Según la tradición oriental, se supo que llegaron al cielo la inteligencia, la juventud, la religión, el amor y la sabiduría.

Para que fueran reconocidos por sus virtudes esenciales y así entrar en el Paraíso, el portero divino les pidió, indovidualmente que cada uno de ellos manifestase con alguna actividad representativa, lo que efectivamente eran.

Así, la inteligencia hizo lo suyo, analizó.

La juventud bailó.

La religión rezó.

El amor abrazó.

Y la sabidruría, por último, contó un cuento…

Sirexana

A %d blogueros les gusta esto: