¡Entrevista a los estreñidos!


 

En la puerta de acceso a la sede un enorme cartel decía: Retenemos las cosas, tenemos miedo de liberar, de abandonar y de cicatrizar las malas experiencias…En resumidas cuentas: problemas con las cosas inservibles.

El presidente, que había sido uno de los más cerrados, era muy consciente de algunas claves y las expuso en rueda de prensa:

-Queremos ser perfectos, siempre obsesionados con “no cagarla”. Por eso creamos esta asociación, tratando de reírnos de nuestra seriedad.

-Los estreñidos utilizamos la táctica del miedo, no marcamos el territorio para que no nos huelan ni detecten. De ese modo somos casi invisibles. El cartel de la entrada -tan claro- nos ha conectado con el mundo…

-Los viajes que hacemos no pueden ser muy largos, porque fuera del territorio conocido nos resulta imposible soltar nada. En la maleta llevamos nuestro orinal -bacinica- que es como un salvavidas de emergencia…

-No conseguimos deshacernos de las viejas ideas -creencias que ya no nos son necesarias-. Por eso nos obligamos a examinar cualquier creencia y ver si continúa siendo de utilidad o no.

-Se podría formular: Intestino grueso = Inconsciente. Los excrementos representan el contenido del inconsciente. De ahí que digamos que el estreñimiento es el miedo a dejar salir a la luz el contenido del inconsciente.

Un periodista lo interrumpió: “Soy un estreñido ¿qué puedo hacer?”

-El problema de fondo es el miedo a la pobreza, por eso aparece la tendencia a retener. Aprende a dar y regalar. Deja de cargar con lo viejo, con el pasado. Un ejercicio muy útil consiste en tirar al contenedor de basura de tu calle, durante 40 días, una bolsa llena de cosas inservibles del hogar.

¡Para que algo nuevo entre en nuestra vida, debe de salir algo viejo!

*Y tu…eres estreñido??…

😉

 

Última voluntad de un diente

-¡Eeehh!, ¡Ya estoy aquí! ¡Ya estoy aquí!- exclamó un imponente diente implantado, nada más ser colocado por el odontólogo a la izquierda del maxilar inferior de la boca de Lius.

El diente miró a su alrededor, buscando miradas de admiración entre las muelas, incisivos y dientes vecinos, pero todos le dieron la espalda.

-¿No me dais la bienvenida, camaradas?- siguió insistiendo la apuesta pieza dental.

Las irregulares y torcidas paletas, signo de los conflictos irreconciliables entre los ancestros del paciente, tomaron la palabra:

-Estamos de duelo por ese diente moribundo, aún de cuerpo presente al que vienes a sustituir. La caries lo fue carcomiendo hasta reducirlo a un enfermizo hueso hueco.- dijeron antes de estallar como viudas desconsoladas en un ataque de llanto.

Desde la papelera del dentista se escuchó la voz del diente agonizante:

-Adiós, amigos, estas serán mis últimas palabras: La rabia contenida de Luis, la represión de sus deseos, la falta de amor, la desvalorización y la insatisfacción con la vida no podrá afectar al material de zirconio del sustituto implantado en mi puesto, pero sí a ustedes. Cuando Luisdespierte de la anestesia, espero que también despierte su consciencia.

Y murió, rodeado de gasas y jeringuillas desechables.

Descanse en paz.

 

*Este cuento corto lo encontre buscando diálogos con las partes del cuerpo…

 

El buen narcisismo…

Un gato sabio paseaba calle abajo antes de salir el sol. Se paró en el centro de la plaza donde está situada la iglesia del pueblo y entregado ya a la ceremonia su aseo matutino, se detuvo un instante y, aún con la lengua fuera, miró al campanario y preguntó en maullido alto:

-”¿Dónde está eso a lo que llaman Dios? No soy capaz de comprender ni una palabra de los complicados rituales que siguen los humanos. Sin embargo tengo una cosa clara, si hay Dios estoy convencido de que es un gato. ¿Qué otra forma podría tener?”

Mirar…..

 

Una de las principales acciones que debemos aprender con cautela es a mirar…mirar con detalle lo que hay a nuestro alrededor, quizá nos estemos perdiendo de muchas cosas hermosas que pueden cambiar nuestra forma de ver la vida. Te dejo una pequeñas historia.

“Toda la familia está reunida en una cena. De pronto el hijo mayor anuncia que va a casarse con la vecina de en frente. Cada familiar tiene algo que decirle. El padre: “¡Pero su familia no le ha dejado ni un centavo de herencia!”. La madre: “¡Y ella no ha sido capaz de economizar nada!”. El hermano menor: “¿Cómo te puede interesar? ¡No conoce nada de fútbol!”. La hermana: “¡Nunca he visto una mujer tan ridícula!”. El tío: “Una tonta, lo único que hace es leer novelitas de amor!”. La tía: “¡Se viste con un mal gusto atroz!”. La abuela: “¡Lo poco que tiene lo gasta todo en maquillajes!”. El abuelo: “¡Sus senos son falsos!”… Entonces el hijo mayor responde: “Cierto, todo eso es verdad, pero ella tiene una enorme ventaja sobre nosotros”. La familia exclama: “¿Una ventaja? ¿Cual?” Y él les dice: “¡Ella no tiene familia!”

¿Te gustó?…Si que muchas veces las etiquetas complicadas de nuestra mente las genera nuestra familia, pero hay que apender a mirar que hay más alla de nuestro límites.

Comenta

Una pregunta al maestro

Un discípulo interrumpe el silencio del maestro para preguntar en voz alta:

-¿Cómo sé si este momento es una escena de la vigilia o en realidad sueño que estoy despierto?

El maestro levantó la mirada y le respondió con otra pregunta:

-¿Y como sabes si eres tú el que me sueñas a mí o es que eres tú el que apareces en mi sueño?

El discípulo se “iluminó” al observar que ambas realidades -aunque no pudiera diferenciarlas- formaban parte de un TODO.

-Y añadió: “Ahora comprendo por qué las preguntas intelectuales nos conducen tantas veces a respuestas parciales…”

 

Fuente: Plano Creativo

¿Que opinas acerca de esta pequeña fábula?

A %d blogueros les gusta esto: